4 Pilares del Cambio - Dejar ir y Perdonar

Por Marco Silva  16/03/2022


Karen M. McManus decía que "Aferrarse al resentimiento es como beber veneno y esperar a que la otra persona muera", dejando muy claro que cuando nos empeñamos en no soltar, somos los que más sufrimos.

En mi primera caminata iniciática a Santiago de Compostela - el Camino de Santiago - llevaba en la mochila cosas que no necesitaba.

Al final del primer día, y después de caminar 27 km con ese peso superfluo, apenas podía caminar por las agujetas, mis piernas hechas papillas. En la siguiente etapa, en Pamplona, lo primero que pregunté al entrar en la ciudad fue "¿Dónde está la oficina de correos?" Bendita oficina de correos donde puse todas las cosas que no necesitaba y las envié a casa. Un alivio para el cuerpo y el alma.

La mochila en el Camino y las cosas que llevamos en ella son una metáfora en la vida de esas cosas pesadas del pasado, creencias, opiniones que nos limitan. Son una fuente de sufrimiento interior que envenenan nuestra existencia.

Karen M. McManus decía que "Aferrarse al resentimiento es como beber veneno y esperar a que la otra persona muera", dejando muy claro que cuando nos empeñamos en no soltar, somos los que más sufrimos.

Marco Silva Coaching Blog - 4 pilares del cambio - dejar ir y perdonar

¿Has oído alguna vez a alguien decir que "los hombres/mujeres son todos/as iguales"? Este es un buen ejemplo de aferrarse a los acontecimientos del pasado y de limitar la creencia de que uno tiene la posibilidad de crear su futuro. Como coach, soy testigo de cómo estos pensamientos poco útiles desempeñan un papel negativo en la vida de las personas.


He aquí una de las innumerables herramientas para perdonar a los demás y a uno mismo - adaptada de R. Klimes:

1. Reconoce la ira y el dolor causados por las ofensas claramente identificadas de tus acciones y las de los demás,

2. Prohíbete la venganza, y cualquier pensamiento de querer hacer daño como castigo o reprimenda para el ofensor o para ti mismo,

3. Considera la perspectiva del ofensor, que podrías ser tú en el pasado. Intenta comprender la actitud y el comportamiento de esa persona, que ha hecho lo mejor que sabe y puede,

4. Decide aceptar el daño sin descargarlo en el ofensor. Esto sólo lo magnifica. En su lugar, pregúntate "¿Qué puedo aprender sobre mí mismo de esta situación?

5. Ofrece compasión y buena voluntad al ofensor y a ti mismo. Esto libera al ofensor de la ofensa.


¿Por qué dejar ir, perdonar? La respuesta es sencilla: libertad y paz para construir un futuro lleno de posibilidades saludables que no se basen en acontecimientos dolorosos del pasado. 

¡Te deseo salud, paz y valor para Ser Amor!

Próximo post - Objetivos y plan

Built with Mobirise ‌

Offline Website Software