Del Juez al Sabio - Coeficiente PQ

Por Marco Silva  25/05/2022


La clave es traer tu atención al momento presente ¿Porqué? Porque tu juez y sus cómplices no están nunca en el presente, son “bichitos” que viven en el pasado cuando te dicen cosas cómo “que tonto que no lo has hecho como toca – fracasado!” o en el futuro – “nunca lo podrás hacer, ni lo intentes”.

"Ah, aquí estás tú otra vez juez ¡es hora de irte a pasear!"

Hoy te quiero mostrar cómo puedes fortalecer los músculos de tu coeficiente de inteligencia positiva (PQ), para que identifiques rápidamente el trabajo nefasto de estos personajes - juez y cómplices, los debilites y te sea más rápido conectar con el SABIO adentro.

La clave es traer tu atención al momento presente ¿Porqué? Porque tu juez y sus cómplices no están nunca en el presente, son “bichitos” que viven en el pasado cuando te dicen cosas cómo “que tonto que no lo has hecho como toca – fracasado!” o en el futuro – “nunca lo podrás hacer, ni lo intentes”.

 

Concepto clave número 1 – el PQ se fortalece con la practica diaria de la atención consciente del momento presente. 

Concepto clave número 2 – esta practica implica la utilización de la fantástica herramienta que es nuestro cuerpo y la atención dirigida en los 5 sentidos.

Marco Silva Coaching Blog - del juez al sabio - coeficiente PQ

 Ejercicios prácticos - Empieza con 10 segundos cada hora:

1 – Cierra los ojos y a cada ciclo de respiración trae tu atención a la temperatura del aire que entra y que sale por la nariz. Toma conciencia de cómo se mueven tus hombros, pecho, barriga mientras respiras. Deja ir tus pensamientos cada vez que surjan y vuelta tu atención a como reacciona tu cuerpo mientras respiras.

2 – Delante de tu plato mira detenidamente tu comida; la cantidad, los colores, las formas, los ingredientes. Observa como tu mano sujeta el cubierto y se mueve desde el plato a tu boca. Se consciente de cómo abres la boca, colocas la comida, cierras la boca y empiezas a masticar. Mastica muy consciente de lo que haces, como se mueve la mandíbula, la lengua… que sabores puedes identificar. Cierra los ojos y deja ir cualquier pensamiento – enfoca tu atención muy detenidamente, quizá la comida te sepa aún más deliciosa.

3 – Junta el indicador y el pulgar y trae tu atención a tus huellas dactilares ¿las puedes sentir?

4 – Cierra los ojos y escucha, primero los sonidos más lejanos y después los más cercanos, incluso el sonido de tu propia respiración.


Estos ejercicios sirven para debilitar el juez y sus cómplices (que se comunican a través de tus pensamientos constantes) y para fortalecer tu sabio interno, los músculos de tu coeficiente de inteligencia positiva (PQ). Vivir desde esta posición es sentirse más feliz y lograr más y mejor en tu vida.


¡Te deseo salud, paz y valor para Ser Amor!

Built with Mobirise ‌

Free Offline Web Page Builder